#BadajozExtraordinaria

Badajoz es una gran ciudad llena de pequeñas cosas que nos interesan y conmueven.

Tenemos servicios, espacios, actividades y sueños de ciudad grande, pero siguen interesándonos los pequeños detalles, las pequeñas historias, toda esa antología de matices que nos preocupan y emocionan, que forman parte de nuestra estructura genética como ciudad y como individuos que pertenecen a ella.

Hay quienes sienten devoción por la cultura, el deporte o la fiesta y los hay, también, que entienden que el comercio, la economía, los transportes o, en general, los servicios públicos han de ser el motor de crecimiento de Badajoz.

Creo, sinceramente, que la mayoría pensamos que Badajoz es la suma de todos y de todo.

Y solo sumando, podemos lograr grandes cosas, hacer que lo pequeño sea grande y que lo grande, se convierta en extraordinario.

Pero, que nadie se confunda: lo extraordinario no es que sea de otro planeta, no es que sea sorprendente, inesperado, inabarcable a veces. Lo extraordinario es aquello con lo que convivimos a diario sin percatarnos de que nos hace la vida más fácil. Y ahí sí, ahí encontramos muchos elementos en común, encontramos singularidades que a todos nos hacen pensar que, efectivamente, en Badajoz ocurren cosas extraordinarias.

Pongamos un ejemplo: en Badajoz tenemos calidad de vida, sabemos divertirnos, sabemos estar juntos contra la adversidad, sabemos aprovechar las oportunidades, y somos conscientes de que vivimos en una ciudad que nos encanta, que nos gusta, que estamos deseando enseñar. Porque nos sentimos orgullosos de una ciudad que funciona.

Sí, funciona, lo comprobamos cada día y, por eso, nuestro nivel de exigencia cada vez es mayor. Cada vez queremos tener más oportunidades, cada vez queremos que más cosas funcionen y funcionen mejor.

Claro, cómo no aceptar que falta mucho por hacer. Con la ciudad ocurre como con nuestras vidas personales: para crecer, para avanzar, para progresar, tenemos que mejorar, cuidar cada mínimo detalle, hacer a cada persona partícipe de la construcción de nuestra gran ciudad.

Badajoz no es de nadie y es de todos.

Por eso es extraordinaria: porque no nos resignamos ni conformamos y nuestros deseos de avanzar no se convierten en frustración o lamento sino en ocasión para participar y transformar.

Badajoz es una ciudad extraordinaria porque la habitan personas extraordinarias que creen en la historia, en el presente y en el futuro de su ciudad.

Y si aún no lo ves, no lo sientes o no lo crees, déjame mostrártelo, seguro que te sorprendes.

Fran Fragoso

Candidato por el Partido Popular a la Alcaldía de Badajoz.

SUBIR